¡La curiosidad me mata
o me salva!

Desde niña me percibí ¨habitante¨del Universo. Me urgía el deseo de explorarlo. Me encanta. Sigo caminando la vida, mirando con alguna lupa aquello que me va capturando la atención.

Hoy me divierte combinar esas curiosas exploraciones, tender y tejer puentes entre ellas. Compartir, contagiarse y enriquecerse con unos otros de los tantos curiosos que como yo, habitamos el planeta Tierra.

¿Para qué? Para seguir disfrutando de la caminata mientras accionamos cambios en comunidad. Mi único sentido.

Patear
el tablero